Georges Méliès o cómo soñar el cine

Pandémica y Celeste

melies2

Los hermanos Lumière patentaron el cinematógrafo en 1895, del que afirmaron que se trataba “de una invención sin ningún futuro”, lo que no les impidió explotarlo comercialmente mientras durara la nueva moda, que ellos calculaban, sería “un año o dos”. En la presentación del nuevo aparato se hallaba Georges Méliès, por entonces dibujante, mago, director de teatro y actor, quien vislumbró inmediatamente las posibilidades del nuevo invento.

Méliès había aprendido el arte de la prestidigitación con David Devant durante una estancia en Inglaterra.  De vuelta en Francia, compra el teatro del mago Robert-Houdin, donde organiza espectáculos de magia que se clausuran con la proyección de imágenes pintadas sobre vidrio mediante el procedimiento de la “linterna mágica”. Poco después de descubrir el cinematógrafo, decide utilizarlo para crear las ilusiones, trucos y efectos ópticos que escapaban a las posibilidades de la prestidigitación y construye en Montreuil -a las afueras de París- el…

Ver la entrada original 320 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s