Galicia de gala, con el vestuario de Oscar de Piero Tosi

Cinco prestigiosos diseños que vistieron a grandes estrellas del cine clásico recalan por primera vez en España. La ciudad herculina será la encargada de recibir estas piezas, que llegan directas desde el taller que las custodia, el Tirelli.

El pasado miércoles la sede principal de Afundación desempolvó las mejores galas, a su vez viejas glorias, del atelier de los sueños —el taller romano Tirelli— para inaugurar, con la exposición «Piero Tosi, un diseñador de Oscar», la Temporada Lírica de La Coruña. Ésta contempla entre su variada programación una nueva producción de La traviata —conocida y reconocida ópera de Giuseppe Verdi—, cuyo vestuario estará inspirado en el que el versátil italiano diseñó para El gatopardo -donde vistió a estrellas de la talla de Burt Lancaster, Claudia Cardinale o Alain Delon-, clásico del cine dirigido por Luchino Visconti y motivo por el cual se le rinde este homenaje a Tosi. Se trata de la primera vez que el taller transalpino consiente en traer a España las piezas originales que el italiano diseñó también para filmes como Muerte en Venecia de Visconti o Medea de Pier Paolo Pasolini —único protagonizado por María Callas—, pues las custodia, entre delicados y dedicados cuidados, como las reliquias que son.
IMG_1881
La Coruña se convierte de esta manera, y a imitación de la península con forma de bota, en ciudad de referencia para la moda, acogiendo una oportunidad única con la que evocar los clásicos del cine que dinamizaron antaño el talento de Piero Tosi, encumbrándolo como uno de los grandes nombres de la cultura europea.
Gran bagaje
Tosi, acumula a sus espaldas una impecable trayectoria. Artista con un cuidado sentido del diseño, su trabajo destacó tanto por los peinados como por sus contribuciones en materia escenográfica pero, sobre todo, por la detallada elaboración de sus trajes. Bagaje artístico que le impulsó a iniciar un prolongado coqueteo con la Academia de Hollywood en 1963—año en que obtuvo la nominación por El gatopardo— y que continuó durante más de una década —en la que conseguiría otras cuatro nominaciones—.
Tuvo que esperar, en cambio, hasta el año pasado para que el periplo amoroso entre el diseñador y la más prestigiosa institución cinematográfica se saldase de una vez por todas. Fue así, durante la 86 ceremonia del certamen, cuando finalmente logró un cotizado Oscar, el honorífico. Y lo hizo junto a otro grandísimo icono, Angela Lansbury, quien interpretó a La bruja novata.
Una relación menos tumultuosa que con la Academia de Cine fue la que mantuvo con Luchino Visconti. De su trabajo juntos han salido algunas de sus más valiosas obras. Trajes, éstos, que contribuyeron a estrechar una amplia colaboración entre ambos, y que elevaron, más si cabe, las obras maestras del director italiano.
Y son precisamente cinco de esas piezas originales las encargadas de protagonizar la muestra que acoge con satisfacción la ciudad herculina. Casi siempre ligado al director de El gatopardo, Tosi también diseñó el vestuario para María Callas en La sonnambula de Bellini, lo que supuso su debut en la ópera—dirigida por su compañero de viaje—, y donde hizo sentir a la soprano como una diosa y no como la campesina a la que majestuosamente interpretaba.
gatopardo--644x362
Príncipe y maestro
Y todavía le queda gas a esta «máquina».
A sus ochenta años, el que se alzó como príncipe del vestuario imparte clases en el Centro Experimental Cinematográfico de Roma, de donde partieron dos de sus más prolíficas alumnas: Milena Canonero y Gabriella Pescucci. Ambas aprendieron del maestro y la Academia les concedió la preciada estatuilla dorada. La primera la obtuvo por María Antonieta de Sofía Coppola y la segunda por su aportación al vestuario de la película La edad de la inocencia de Martin Scorsese.
La exposición, disponible hasta el 7 de septiembre y completamente gratuita, tiende al público un puente: Es, sin duda, una oportunidad única para despertar su interés por el diseño.
Lo hace a través del cine con un ciclo en el que se proyectará, además de las ya mencionadas, El inocente, pero también con la ópera, la gran protagonista de las actividades paralelas que la programación de la Temporada Lírica contempla.
Se recoge así el testigo de la pasión herculina por estos eventos culturales, que haciendo que la ciudad trascienda sus propios límites, la convierten en un punto de referencia internacional para el arte. Y ahora también para la moda. La Coruña se afianza como capital de la cultura metropolitana de la Comunidad gallega.

¿Están algunas escenas de «The Deer Hunter» de Cimino basadas en la relación con las armas de los hermanos Paul y Leonard Schrader?

En el capítulo 10 (Ciudadano Caín) del libro «Easy Riders, Ranging Bulls» de Peter Biskind, John Milius, guionista de «Apocalipsis Now», cuenta a través de varias anécdotas la extraña y morbosa afición que, Paul y Leonard Schrader, profesaban por las armas.

Paul-Schrader-Hardcore

El origen de esta afanosa conducta venía sin duda por la asfixiante educación paterna y también por la extraña colección de suicidios tanto del hermano como de dos de los sobrinos del padre que, uno a uno y con años de por medio se suicidaban en el aniversario de la muerte del suicidio que le precedía.

Milius, también director de la serie de la HBO «Roma» cuenta sobre el guionista de «Taxi Driver» o «Toro Salvaje» y su hermano Leonard lo siguiente:

Sobre Paul: Estando ambos en una armería el dependiente le tendió a Schrader una pistola del calibre 38. «Paul vió una chica junto a las raquetas de tenis apuntó el cañón a su cabeza y la siguió por toda la tienda apretando el gatillo unas cuantas veces». «Si alguna vez hubo un psicópata la que no había que venderle nunca un revolver ese era Paul», dice Milius, «Le conté esa historia a Scorsese y la puso en Taxi Driver». Sin duda, una de las míticas escenas del trasnornado taxista Travis Bickle (Robert de Niro).

Cuenta Leonard: «Descubrí que si me metía el cañón en la boca, como si fuera un chupete, me quedaba dormido. Funcionó dos o tres semanas, hasta que de repente ya no me sirvió. Porque había estado chupando un arma descargada. Yo sabía que si cargaba la muy puta, esa noche iba a dormir».

deer_hunter_behindthescenes_01

En base a esto, y después de revisionar la maravillosa y devastadora «The Deer Hunter» yo me pregunto: ¿Se basó Michael Cimino en la tortuosa relación de los hermanos Schrader por las armas en su película? En la película el personaje interpretado por John Cazale siente fascinación por el arma, va a todos lados acompañado de un revólver y, según recoge Biskind en su libro, Paul también lo hacía. De hecho, hasta dormía con el revólver sobre la mesilla de noche.

En cuanto a Leonard… La anécdota anteriormente mencionada recuerda a las escenas de la ruleta rusa. No al tortuoso juego al que los vietnamitas conminan a llevar a cabo a Michael (De Niro) y Nick (Christopher Walken) sino al momento en el que éste último se desvía del camino que toma el primero y, en vez de volver a casa, se adentra en lo morboso del juego, desafiando a la muerte. Si bien es cierto que Leonard Schrader no apretaba el gatillo, esa necesidad de saber que el arma estaba cargada y la frialdad de la necesidad de realizar eso para conseguir dormir me recuerda bastante a esta escena.

DiCaprio aúlla en la gamberra El Lobo de Wall Street

Drogas. Sexo. Alcohol. Fiesta. Dinero. Y más drogas y sexo. Junto a un inconmensurable Leo DiCaprio, estos son los ingredientes sobre los que se sustenta ‘El lobo de Wall Street’, un excéntrico y travieso relato sobre un corredor de bolsa cegado por el poder y dinero inmediato que puede hacer con sorprendente rapidez, estafando de paso a todo el que se cruce en su camino (¿debería decir llamada?) y seguir así incrementando su fortuna.

Imagen

Una vez conseguido ese, su principal objetivo, Jordan Belfort y su manada de lobos parecen empeñados en desahogar todo el estrés que les supone estafar a pobres incautos en exageradas y desmesuradas fiestas, no solo por la magnitud de estas sino también por las excentricidades que cometen sus anfitriones.

Martin Scorsese da un salto cuantitativo, que no cualitativo al trasladar su visión de la corrupción en América de los suburbios neoyorkinos a las altas esferas de Wall Street para demostrar que ni el más rico ni el más listo es inmune a las tentaciones que el dinero puede cubrir y de la perversión que éste puede hacer incluso con alguien aparentemente honrado.

Todo en esta sátira resulta loco, excesivo. Desde las fiestas a la eléctrica actuación de Leonardo DiCaprio. Incluso el genio de Scorsese, con una dirección enérgica es capaz de reflejar en el ritmo del film, el ritmo de vida de los protagonistas.

Imagen

Aunque rece el «basado en hechos reales» y siendo consciente de las locuras de quien alcanza el poder sin el mínimo esfuerzo, dudo que las juergas del Jordan Belfort real fuesen tan esperpénticas como el gran maestro de Marty nos quiere hacer creer.

Película divertida, desfasada y muy gamberra. El metraje, excesivamente largo para un film empeñado en mostrar una y otra vez diversas formas de despilfarrar, mantiene por contra al espectador inmerso en lo que sucede en la pantalla, como si nunca se hubiese corrido una juerga. Y si algo se le puede reprochar al director es el enaltecimiento del protagonista, esa especie de redención al final que deja la sensación de algo inmerecido.

Imagen

Carta de Scorsese a su hija sobre el futuro del cine

Querida Francesca.

Te escribo esta carta para hablarte del futuro. Lo veo a través de la lente de mi mundo. A través de la lente del cine, que ha estado en el centro de ese mundo.

Durante los últimos años me he dado cuenta de que la idea del cine con la que crecí, la idea que reside en las películas que te he mostrado desde que eras niña y que estaba tan en boca de todos cuando comencé a rodar, se acerca al final. No me refiero a las películas que ya se han hecho. Me refiero a las que están por venir.

Imagen

No quiero causarte inquietud. No escribo estas palabras con espíritu derrotista. Al contrario, creo que el futuro es brillante.

Siempre supimos que las películas eran un negocio y que el arte del cine es posible al haberse alineado con las condiciones económicas. Ninguno de nosotros, los que comenzamos en los años 60 y 70, nos hacíamos ilusiones en ese sentido. Sabíamos que tendríamos que trabajar duro para proteger lo que queríamos. También sabíamos que quizás tendríamos que atravesar períodos difíciles. Y supongo que, a cierto nivel, nos dimos cuenta de que tendríamos que enfrentarnos a un momento en el que cada elemento impredecible en el proceso de hacer películas acabaría minimizado, casi incluso eliminado. ¿Y cuál es el elemento más impredecible de todos? El cine. Y la gente que lo hace.

No quiero repetir lo que han dicho y escrito otros antes de mí, sobre los cambios en el negocio. Y me alienta la existencia de excepciones a la tendencia cinematográfica general — Wes Anderson, Richard Linklater, David Fincher, Alexander Payne, los Hermanos Coen, James Gray y Paul Thomas Anderson están consiguiendo hacer sus películas, y Paul no solo consiguió rodar The Master en 70mm, sino que consiguió exhibirla de esta forma en algunas ciudades. Cualquiera que se preocupe por el cine debería mostrarse agradecido.

Me conmueven también los artistas que consiguen hacer sus películas en todo el mundo, en Francia, en Corea del Sur, en Reino Unido, en Japón, en África. Cada vez es más difícil, pero siguen haciendo películas.

No creo, sin embargo, que esté siendo pesimista cuando te digo que el arte del cine y del negocio de las películas se encuentran ahora en una encrucijada. El entretenimiento audiovisual y lo que conocemos como cine –imágenes en movimiento concebidas por individuos– parecen ir encaminados en direcciones diferentes. En el futuro, probablemente, verás cada vez menos de lo que reconocemos como cine en las multisalas y más y más de él en pequeños cines, on line y, supongo, en espacios y circunstancias que no puedo predecir.

Entonces, ¿por qué el futuro es tan brillante? Porque por primera vez en la historia de esta forma de arte, se pueden hacer películas por muy poco dinero. Algo absolutamente insondable cuando yo crecía, y las películas de presupuesto extremadamente bajo siempre han sido la excepción, en lugar de la regla. Ahora es al revés. Puedes crear hermosas imágenes con cámaras que te puedes permitir. Puedes grabar sonido. Puedes montar, mezclar y hacer corrección de color desde tu casa. Todo eso es ahora posible.

Pero con toda la atención que se está depositando en la maquinaria de la creación de películas y en los avances que nos han llevado a una revolución cinematográfica, hay que recordar una cosa importante: las herramientas no hacen la película, la haces tú. Es liberador coger una cámara, empezar a rodar y juntarlo todo con Final Cut Pro. Pero hacer una película, la que tú necesitas hacer, es otra cosa. Y ahí no existen los atajos.

Si John Cassavetes, mi amigo y mentor, siguiera vivo hoy, estaría empleando con toda seguridad todo el equipo que hay disponible. Pero me diría lo mismo que me ha dicho siempre — tienes que estar absolutamente dedicado al trabajo, dar todo lo que puedas de tí mismo, y proteger la chispa de la conexión que te llevó a rodar la película en un primer momento. Tienes que proteger esa chispa con tu vida. En el pasado, como las películas eran tan caras, la protegíamos contra el cansancio y los compromisos. En el futuro, tendrás que protegerla de otro factor adicional: la tentación de seguir la corriente y permitir que la película derive, y naufrague.

No es solo una cuestión de cine. No hay atajos para nada. No digo que todo tenga que ser difícil. Solo digo que la voz que te da la chispa es tu propia voz – esa es la luz interior, que dijeron los Cuáqueros.

Esa eres tú. Esa es la verdad.

Con todo mi amor,

Papá.

Nominaciones a los Oscars, una batalla entre tres caballos vencedores

La directora de la Academia se reunía ayer con Chris Hemsworth para anunciar los nombres de los nominados a los Oscar de este año. Como ya viene siendo habitual, la mayoría de los nominados estaban claros pero se han colado algunos nombre dando así las demandas sorpresas.

Image

Dallas Buyers Club se proclama como la gran revelación, esa gran tapada que resurge tras lograr 5 nominaciones, partiendo favorita en las categorías interpretativas son sus dos actores, Matthew McConaughey y Jared Leto.

Unas nominaciones en las que tanto Gravity como La gran estafa americana (American Hustle), ambas con 10 nominaciones, desbancan a la favorita desde el inicio de la temporada de premios, 12 años de esclavitud de Steve McQueen, que logra 9 menciones de las 12 posibles.

Por otro lado, el presente se convierte en el año de los records en los Oscar:

  • David O. Russel se convierte en el primer director que consigue incluir a sus actores en todas las categorías interpretativas por segundo año consecutivo, reafirmando así su fama como uno de los mejores directores de actores en la actualidad.
  • Jennifer Lawrence, a sus 23 años, se convierte en la estrella más joven en conseguir tres nominaciones a los Oscar.
  • Alexander Payne (Nebraska) y David O. Russell consiguen su tercera nominación consecutiva en la categoría de mejor película.

Image

PALMARÉS COMPLETO DE LAS NOMINADAS A LOS OSCARS:

MEJOR PELÍCULA

  • La gran estafa americana
  • Capitán Phillips
  • Dallas Buyers Club
  • Gravity
  • Her
  • Nebraska
  • Philomena
  • 12 años de esclavitud
  • El lobo de Wall Street

MEJOR DIRECTOR

  • Alfonso Cuarón por Gravity
  • Steve McQueen por 12 años de esclavitud
  • Alexander Payne por Nebraska
  • David O. Russell por La gran estafa americana
  • Martin Scorsese por El lobo de Wall Street

MEJOR ACTOR PRINCIPAL

  • Christian Bale por La gran estafa americana
  • Bruce Dern por Nebraska
  • Leonardo DiCaprio por El lobo de Wall Street
  • Chiwetel Eijofor por 12 años de esclavitud
  • Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL

  • Amy Adams por La gran estafa americana
  • Cate Blanchett por Blue Jasmine
  • Sandra Bullock por Gravity
  • Judi Dench Philomena
  • Meryl Streep por Agosto

MEJOR ACTOR DE REPARTO

  • Barkhad Abdi por Capitán Phillips
  • Bradley Cooper por La gran estafa americana
  • Michael Fassbender por 12 años de esclavitud
  • Jonah Hill por El lobo de Wall Street
  • Jared Leto por Dallas Buyers Club

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

  • Jennifer Lawrence por La gran estafa americana
  • Lupita Nyong’o por 12 años de esclavitud
  • June Squibb por Nebraska
  • Julia Roberts por Agosto
  • Sally Hawkins por Blue Jasmine

MEJOR GUIÓN ORIGINAL

  • Eric Singer y David O. Russell por La gran estafa americana
  • Woody Allen por Blue Jasmine
  • Craig Borten y Melisa Wallack por Dallas Buyers Club
  • Spike Jonze por Her
  • Bob Nelson por Nebraska

MEJOR GUIÓN ADAPTADO

  • Richard Linklater, Julie Delphy y Ethan Hawke por Antes del anochecer
  • Billy Ray por Capitán Phillips
  • Steve Coogan y Jeff Pope por Philomena
  • John Ridley por 12 años de esclavitud
  • Terence Winter por El lobo de Wall Street

MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN

  • Gru 2: Mi villano favorito
  • Ernest & Celestine
  • Frozen: El reino de hielo
  • The Croods
  • The Wind Rises

MEJOR PELÍCULA DE HABLA NO INGLESA

  • The broken circle breakdown (Bélgica)
  • The missing picture (Camboya)
  • The Hunt (Dinamarca)
  • Omar (Palestina)
  • The Great Beauty (Italia)

MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL

  • The act of killing
  • Cute and…
  • Dirty Wars
  • The Square
  • 20 Feet from Stardom

MEJOR CANCIÓN

  • Alone yet no alone
  • Happy de Gru 2: Mi villano favorito
  • Let it go de Frozen: El reino de hielo
  • The Moon Song de Her
  • Ordinary Love de Mandela: Del mito al hombre

MEJOR BANDA SONORA

  • John Williams por La ladrona de libros
  • Steven Price por Gravity
  • Arcade Fire y Owen Pallett por Her
  • Alexandre Desplat por Philomena
  • Thomas Newman por Al encuentro de Mr. Banks

MEJOR FOTOGRAFÍA

  • John Williams por La ladrona de libros
  • Steven Price por Gravity
  • Arcade Fire y Owen Pallett por Her
  • Alexandre Desplat por Philomena
  • Thomas Newman por Al encuentro de Mr. Banks

MEJOR MONTAJE

  • Jay Cassidi y Crispin Struthers por La gran estafa americana
  • Christopher Rouse por Capitán Phillips
  • Alfonso Cuarón y Mark Sanger por Gravity
  • John Mac McMurphy y Martin Pensa por Dallas Buyers Club
  • Joe Walker por 12 años de esclavitud

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN

  • Judy Becker y Heather Loeffler por La gran estafa americana
  • Catherine Martin y Beverly Dunn por El gran Gatsby
  • Andy Nicholson y Rosie Goodwin por Gravity
  • K.K Barrett y Gene Serdena por Her
  • Adam Stochausen y Alice Baker por 12 años de esclavitud

MEJOR MAQUILLAJE

  • Dallas Buyers Club
  • Jackass Presents: Bad Grandpa
  • El llanero solitario

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO

  • Michael Wilkinson por La gran estafa americana
  • Catherine Martin por El gran Gatsby
  • William Chang Suk Ping por The Grandmaster
  • Michael O’ Connor por The Invisible Woman
  • Patricia Norris por 12 años de esclavitud

MEJORES EFECTOS ESPECIALES

  • Michael Wilkinson por La gran estafa americana
  • Catherine Martin por El gran Gatsby
  • William Chang Suk Ping por The Grandmaster
  • Michael O’ Connor por The Invisible Woman
  • Patricia Norris por 12 años de esclavitud

MEJOR SONIDO

  • Capitán Phillips
  • Gravity
  • El Hobbit: La desolación de Smaug
  • A propósito de Llewyn Davis
  • El único superviviente

MEJOR MONTAJE DE SONIDO

  • Cuando todo está perdido
  • Capitán Phillips
  • Gravity
  • El Hobbit: La desolación de Smaug
  • El único superviviente

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN

  • Aquel no era yo (That Wasn’t Me)
  • Avant Que De Tout Perdre (Just Before Losing Everything)
  • Helium
  • Pitääkö Mun Kaikki Hoitaa? (Do I Have to Take Care of Everything?)
  • The Voorman Problem

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN

  • Feral
  • Get a Horse!
  • Mr. Hublot
  • Possessions
  • Room on the Broom

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL

  • Cave
  • Digger
  • Facing Fear
  • Karama Has No Walls
  • The Lady in Number 6: Music Saved My Life
  • Prison Terminal: The Last Days of Private Jack Hall 

American Hustle, la hilarante cinta con el reparto más brillante

Image

David O. Russell vuelve a hacerlo. Tras reinventarse con The Fighter y Silver linings Playbook, y de ganarse con ellas nuestro corazón, lo vuelve a hacer con este hilarante proyecto que cuenta, a su manera eso sí, el escándalo del Abscam que tuvo lugar en América en la década de los 70. Para ello, rescata a las estrellas que protagonizaron esas dos anteriores cintas: Christian Bale, Amy Adams, Jennifer Lawrence y Bradley Cooper, que con extravagantes peinados y vestuario, y a pesar de sus reprochable conductas nos hacen pasar dos horas magníficas.

Image

El ambiente y la temática beben, al igual que el director, de la influencia de Goodfellas y Casino de Scorsese.

Con un ritmo frenético y vertiginoso y unas actuaciones estelares, llenas de momentos hilarantes a los largo de todo el metraje, la hacen una de las películas más disfrutables del año. Puede que, para un público más exigente, el carecer de un mensaje profundo y momentos de extrema crudeza la hagan no ser una de esas obras maestras, pero lo cierto es que es entretenimiento puro, es vibrante y hace que salgas del cine con una sonrisa en la boca. A veces, las películas no necesitan ser tan exigentes, sino llegar al corazón del espectador como hace American Hustle.

Image

David O. Russell vuelve a hacerlo. Cuenta la historia de gente de dudosa reputación, que engañan, cuya ambición no tiene límites, que hacen de la corrupción una nimiedad, con esposas neuróticas y manipuladores, y a pesar de ello, logra que despierten simpatía en el público, que se alegren cuando las cosas les salen bien.

Y así, con las magníficas interpretaciones de este brillante elenco este polémico director viene a reafirmarse como uno de los mejores directores de actores de la actualidad.

Image

American Hustle no es una de las principales rivales a batir en la carrera por el Oscar porque sea la mejor, sino porque es la más disfrutable de todas. Sus personajes no sobreviven como lo hace Solomon Northup en 12 años de esclavitud pero lo hacen a su manera, reinventándose para lograr sus objetivos y suendo ingeniosos para ello; tampoco posee los efectos visuales de Gravity ni es un film espacial pero lo cierto es que es agradable y divertida visualmente gracias a la extravagancia del diseño de vestuario y maquillaje y posee un reparto estelar. Quizás sea por eso que pueda llegar a alzarse con el máximo galardón que otorga la Academia, pues puede ser la película del consenso, la que le encante a unos pocos pero le guste a todo el mundo, y eso amigos, la hace favorita.