¿Están algunas escenas de «The Deer Hunter» de Cimino basadas en la relación con las armas de los hermanos Paul y Leonard Schrader?

En el capítulo 10 (Ciudadano Caín) del libro «Easy Riders, Ranging Bulls» de Peter Biskind, John Milius, guionista de «Apocalipsis Now», cuenta a través de varias anécdotas la extraña y morbosa afición que, Paul y Leonard Schrader, profesaban por las armas.

Paul-Schrader-Hardcore

El origen de esta afanosa conducta venía sin duda por la asfixiante educación paterna y también por la extraña colección de suicidios tanto del hermano como de dos de los sobrinos del padre que, uno a uno y con años de por medio se suicidaban en el aniversario de la muerte del suicidio que le precedía.

Milius, también director de la serie de la HBO «Roma» cuenta sobre el guionista de «Taxi Driver» o «Toro Salvaje» y su hermano Leonard lo siguiente:

Sobre Paul: Estando ambos en una armería el dependiente le tendió a Schrader una pistola del calibre 38. «Paul vió una chica junto a las raquetas de tenis apuntó el cañón a su cabeza y la siguió por toda la tienda apretando el gatillo unas cuantas veces». «Si alguna vez hubo un psicópata la que no había que venderle nunca un revolver ese era Paul», dice Milius, «Le conté esa historia a Scorsese y la puso en Taxi Driver». Sin duda, una de las míticas escenas del trasnornado taxista Travis Bickle (Robert de Niro).

Cuenta Leonard: «Descubrí que si me metía el cañón en la boca, como si fuera un chupete, me quedaba dormido. Funcionó dos o tres semanas, hasta que de repente ya no me sirvió. Porque había estado chupando un arma descargada. Yo sabía que si cargaba la muy puta, esa noche iba a dormir».

deer_hunter_behindthescenes_01

En base a esto, y después de revisionar la maravillosa y devastadora «The Deer Hunter» yo me pregunto: ¿Se basó Michael Cimino en la tortuosa relación de los hermanos Schrader por las armas en su película? En la película el personaje interpretado por John Cazale siente fascinación por el arma, va a todos lados acompañado de un revólver y, según recoge Biskind en su libro, Paul también lo hacía. De hecho, hasta dormía con el revólver sobre la mesilla de noche.

En cuanto a Leonard… La anécdota anteriormente mencionada recuerda a las escenas de la ruleta rusa. No al tortuoso juego al que los vietnamitas conminan a llevar a cabo a Michael (De Niro) y Nick (Christopher Walken) sino al momento en el que éste último se desvía del camino que toma el primero y, en vez de volver a casa, se adentra en lo morboso del juego, desafiando a la muerte. Si bien es cierto que Leonard Schrader no apretaba el gatillo, esa necesidad de saber que el arma estaba cargada y la frialdad de la necesidad de realizar eso para conseguir dormir me recuerda bastante a esta escena.

The Deer Hunter (El cazador), de Michael Cimino

La mitad de un grupo de amigos que trabajan en la siderurgia se ven, tras la boda de uno de ellos, abocados a una precipitada guerra en Vietnam. Las vicisitudes vividas allí los transformarán para siempre.

imagesMichael Cimino capta perfectamente ese hilo invisible que traza la amistad y refleja las consecuencias que las torturas a las que son sometidos Nick (Christopher Walken), Steven (John Savage) y Mike (Robert de Niro) desencadenan. El dolor, tanto físico como psicológico, trastornará las personas que un día fueron, causándoles daños irreparables.

Uno de ellos se muestra más cómodo en la quietud de cerrarse en sí mismo, cuando antes era el alma del grupo; otro, después de los daños físicos sufridos durante el conflicto vietnamita, se siente inservible y una carga para la sociedad; mientras que el  tercero de ello pierde completamente la razón y tienta a la suerte con el «juego» que le transformó.tdh2

Cuando los combatientes retornan del conflicto bélico, la amistad infranqueable que les unía antaño ya no es la misma, ha cambiado porque el tiempo hace mella en ella, enfriando las cosas, y porque estos amigos ya no son las personas que fueron en otros tiempos, lo que abre el camino a la incomodidad, que se instala a sus anchas. Pero aunque los horrores de una guerra puedan con todo, incluso con algo tan poderoso como una amistad, aún se perciben descorazonadores intentos por restituirla.

Todo ello maridado con una creciente historia de amor entre uno de ellos y la antigua novia de otro, una relación que vaga a la deriva entre el anhelo y el resquemor, entre el miedo y la traición pero que solo haya consuelo en la compañía mutua.lg_deer-hunter

Sentimientos como la fidelidad, el amor, la amistad, el coraje, la violencia… Son tratados en este filme con la crudeza propia de la realidad, sin artificios, pero con una maestría sutil por parte de su director que ayudado de un espectacular reparto (John Cazale, Robert de Niro, Meryl Streep, John Savage y un colosal Christopher Walken que se alzó en 1978 con la preciado estatuilla de mejor secundario) que con sus actuaciones facilitan la tarea de transmitir lo que la película pretende.

Tantas películas de guerras y casi ninguna ha sido capar de captar como ésta las consecuencias de un conflicto.

La metáfora de «un solo tiro» del cazador y la ruleta rusa, vinculando ambas con la guerra merecería una entrada aparte por lo compleja y certera que resulta.