Trailer definitivo de lo nuevo de Nolan, «Interstellar»

descargaLas películas sci-fi están de moda y tras el demoledor éxito de «Gravity» del mexicano Alfonso Cuarón el año pasado, llega «Interstellar», la nueva promesa del genio detrás de las cámaras, Christopher Nolan. ¿Podrá aprovechar el tirón de la odisea visual protagonizada por Sandra Bullock? ¿Logrará hacerse con el Oscar a mejor película, premio que se le escapó a Gravity en la pasada edición de la ceremonia-ganó técnicos y una estatuilla para Cuarón como mejor director-? La cinta del mexicano abrió el camino y consolidó a los films de ciencia ficción de calidad como firmes contendientes, sacándolos de la estacada a la que se veían, sin remedio, abocados antaño. Y ahora, de momento, «Interstellar, suena ya como una de las favoritas para lograr la nominación a mejor película y quién sabe, quizá también aupe a Nolan y lo consagre como el gran director que es.

Matthew McCoaughey y Anne Hathaway encabezan el reparto de esta cinta, que cuenta con una secundaria de lujo, la pelirroja de moda en Hollywood, Jessica Chastain.

Todavía hay que esperar hasta el 7 de noviembre, fecha en la que el filme de Nolan se estrenará en España, hasta entonces, a disfrutar del trailer definitivo:

‘La guerra de Charlie Wilson’, de Mike Nichols

El prolífico director Mike Nichols, autor de obras de la talla de ‘¿Quién teme a Virginia Wolf?’, ‘Closer’ o ‘El graduado’, que le valdría una estatuilla dorada a Mejor Director en 1967, dirigió en 2007 ‘La guerra de Charlie Wilson’.Imagen

Con un elenco más que conocido (Amy Adams, Tom Hanks, Julia Roberts, Philip Seymour Hoffman) la película aborda el entramado político sobre el que se erige la intervención estadounidense en Afganistán, bajo pretexto de expulsar del país y derrocar a la potencia soviética. Acción militar conminada por una de las mujeres más ricas de Estados Unidos (Julia Roberts) que, bajo su batuta, espolea al congresista Charlie Wilson (Tom Hanks) como cabeza de turco encargado de la diplomacia y gestión para que se lleve a cabo y que, ayudado por un agente de la CIA (Seymour Hoffman), alcanzará la gloria política gracias a la misión.

Imagen

A pesar de algún interesante diálogo, el filme termina quedándose en medio de la nada. La trama da de sí pero el elenco protagonista no convence, arranca más de la cuenta, llevando a algunos a resultar exagerados en ciertos trechos (la peluca de Julia Roberts no contribuye a darle mucha credibilidad, y esa escena maquillándose resulta sencillamente horripilante) y a otros durante todo el metraje de la cinta, como ocurre con el protagonista, encarnado por Tom Hanks cuyos desmesurados ademanes le hacen semejar a una marioneta, por no hablar de lo poco creíble que resultan algunas de sus juerguistas escenas, no le pegan.

En cambio otros actores brillan, quizás no tanto como nos tienen acostumbrados pero suficiente para sostener el filme bajo sus hombros. Es el caso, cómo no, de Philip Seymour Hoffman, que con su presencia y ese desastroso personaje cascarrabias y obsceno al que interpreta aporta la nota de humor que Nichols promete pero que no arranca en otras secuencias de la película. También lo es de Amy Adams que, con sus mohínes y ese cariz de fragilidad, a pesar de su rol extremadamente secundario, ya apunta maneras en lo que sería el precedente que la impulsaría para consagrarse como una de las mejores actrices del Hollywood actual, eterna nominada al Oscar que, con toda seguridad terminará adornando alguna de sus vitrinas junto a otros merecidos trofeos.

Imagen

Así y todo, a pesar de la sordidez que atenúa el conjunto final del trabajo de Nichols, el filme aguanta y sirve para pasar un tiempo entretenido junto a la pantalla, aunque no está a la altura de la que para una servidora es su obra cumbre, ‘El graduado’.

‘Saving Mr.Banks’, supercalifragilístico a medio gas

Rodada de forma clásica y elegante ,’Al encuentro de Mr. Banks’ cuenta la persecución de Walt Disney a P.L Travers para conseguir los derechos cinematográficos de su obra, ‘Mary Poppins’ que desarmando a la escritora, conseguirá llevar a la gran pantalla en 1965.

Imagen

Quizás es una película más simple de lo que tratan de vender a través de saltos temporales a la infancia de la escritora. Aunque necesarios para entender su comportamiento y reticencia a desprenderse de los derechos de la obra parece que no se percataron de que estos flashbaks en exceso interrumpen la trama del presente y despistan más de lo que ayudan. 

Por encima de todo una cosa está clara, la cinta de John Lee Hancock es un homenaje a Hollywood, mostrando la trastienda de la fábrica de películas y permitiendo al espectador ser consciente de sus costuras.

Imagen

Entre repaso y repaso del guión, con las pegadizas canciones que suenan en ‘Mary Poppins’, se produce lo más interesante de la película, un genial duelo interpretativo entre un pomposo, excéntrico y seductor Walt Disney (Tom Hanks) y una impertinente y malhumorada P.L Travers (Emma Thompson). Cuando comparten escena salen chispas.

Imagen

A pesar de quedarse a medias al tratar las cuestiones más espinosas que se podrían reflejar en el filme, el resultado es estéticamente bonito y resulta complaciente para el respetable, incluso divertido en algunos momentos, e incluso se puede sentir conmovido frente a la explosión de emoción que sucumbe a Emma Thompson en un tramo de la misma (sí, incluso las que on un poco brujas en Disney tienen su corazoncito). 

No obstante, ni las pegadizas canciones ni la intensidad de las interpretaciones consiguen hacer brillar una película que termina resultando banal y excesivamente larga para lo que quiere contar, dejando con la sensación de engaño emperifollado con paragüas y colitas de ratón de Mickey Mouse. Eso sí, un engaño delicadamente edulcorado que permite echar un vistazo atrás y sucumbir a la nostalgia de los que crecieron con Mary Poppins.

Imagen