Palma de Oro en Cannes, la turbadora historia de amor de La vie d’Adèle, es uno de los imprescindibles de 2013

Con Take Care de Beach House sonando, me dispongo a comenzar la crítica de La vie d’Adeèle de Abdellatif Kechiche. No sé ni por dónde empezar ante el torbellino de emociones que aún siguen conmigo después del visionado de la cinta francesa. Y es que pocas veces un director se ha atrevido a contar con semejante naturalidad tantas cosas y a su vez lograr plasmar tanta verdad, en cada gesto, en cada mirada, cada silencio… La clave del éxito del director tunecido ha sido el empleado de los primerísimos planos de todo pero en especial de la joven Adèle Exarchopoulos que los sostiene a la perfección, conquistando a la cámara y a Kechiche con su magnética presencia (haciéndose hasta con el nombre de la película) y que gracias a la conjugación de ambos elementos se consigue implicar al espectador, quien no solo no puede desviar la mirada de la pantalla, sino que llega a sentir en su propia piel lo que Adèle está sintiendo.

Y así, uno va asistiendo al crecimiento de Adèle, a su proceso de maduración, desde el instituto hasta su consolidación como profesora y todo ello a través de su relación con Emma, que permite apreciar su evolución tras las vueltas que le da la vida.

Imagen

Imagen

La primera parte ahonda en la búsqueda de identidad de la protagonista, un viaje que, desorientada, realiza a la deriva. Probando pero sn encontrar la plenitud que le permita sentirse a gusto, ser quien verdaderamente es, porque ni ella misma lo sabe todavía. Paso de la adolescencia a la edad adulta, cuya transición comienza con el primer amor. Un amor a primera vista. Adèle se siente inmediatamente atraída por Emma (Lea Seydoux), la chica del pelo azul, atracción que es correspondida. Las une una intensa pasión, cuya explosión sensitiva hace vibra al público.

La burbuja de amor y pasión que ambas comparten durante unos años no es inmune al paso del tiempo, que en forma de celos, de soledad, incomodidad e incompresión comienza a hacer mella hasta hacerla estallar.

A partir de ahí llegará dos de las escenas más intensas e impactantes de la película. La primera, desoladora, lo hace en forma de discusión; la otra en una cafetería, refleja el dicho de «donde hubo fuego siempre quedarán cenizas», cenizas que con el desencadenante preciso, en este caso el contacto físico al que apelará la protagonista, pueden volver a reavivar las llamas. Pero al darse cuenta de que lo que quiere es el cuerpo y no el corazón, que ya no le pertenece a ella como antaño sino a ota persona, supone un duro golpe para Adèle que, destrozada, se verá obligada a dejar ir a Emma.

Imagen

En toda una vida, algunos son incapaces de entender el amor y sus curiosas formas de manifestarse. Kechiche no solo consigue entender una de esas formas y plasmar sus entresijos con una pasmosa veracidad, sino que va más allá, pues inquieta, turba, desgarra, porque logra implicar al público en el desarrollo de los sentimientos que surgen de una relación ajena a ellos. Observar durante las tres horas de metraje a un personaje tan puro y entregado como Adèle y una interpretación tan natural, tan cercana como la que nos brinda la actriz, hace que el espectador se encariñe con la protagonista, que la entienda y sienta con ella y por ello se ilusionan cuando se enamora, disculpa sus errores y sufre cuando le rompen el corazón. La platea no solo se emociona, sino que empatiza y mientras el fin transcurre, ya están condenados al vaivén de sensaciones del huracán Adèle.

Para finalizar, como no podía ser de otro modo, suena I follow rivers de Lykke lii, me quedo con las palabras de Robbie Collin de Telegraph: «te das cuenta de que la película te ha ganado el corazón sin realmente pedirlo, y sales del cine echando de menos el amor». Y uno no presencia una historia entre dos mujeres, que también, sino que asiste además a una de las mejor narradas y más bellas historias de amor que jamás se han rodado. Y por eso merece la pena, y así, podemos entender por qué  Spielberg se conmovió e hizo que tanto el título francés, como su director y ambas protagonistas se alzasen con la cotizada Palma de Oro en Cannes, porque a nosotros nos pasó lo mismo, y nos sentimos agradecidos por amar el cine.

Sin lugar a dudas, es uno de los títulos imprescindibles del 2013.

Imagen

Nominaciones de la crítica de St. Louis, sin novedades

Image

Mejor película
12 Years a Slave
American Hustle
Gravity
Her
Nebraska

Mejor director
Alfonso Cuaron (Gravity)
Spike Jonze (Her)
Steve McQueen (12 Years a Slave)
Alexander Payne (Nebraska)
David O. Russell (American Hustle)

Mejor actor
Christian Bale (American Hustle)
Bruce Dern (Nebraska)
Chiwetel Ejiofor (12 Years a Slave)
Michael B. Jordan (Fruitvale Station)
Matthew McConaughey (Dallas Buyers Club)

Mejor actriz
Amy Adams (American Hustle)
Cate Blanchett (Blue Jasmine)
Sandra Bullock (Gravity)
Judi Dench (Philomena)
Meryl Streep (August: Osage County)
Emma Thompson (Saving Mr. Banks)

Mejor actor secundario
Barkhad Abdi (Captain Phillips)
Michael Fassbender (12 Years a Slave)
Harrison Ford (42)
Will Forte (Nebraska)
Jared Leto (Dallas Buyers Club)

Mejor actriz de reparto
Scarlett Johannson (Her)
Jennifer Lawrence (American Hustle)
Lupita Nyongo (12 Years a Slave)
Lea Seydoux (Blue Is the Warmest Colour)
June Squibb (Nebraska)

Mejor guión original
American Hustle
Enough Said
Her
Nebraska
Saving Mr. Banks

Mejor guión adaptado
12 Years a Slave
Before Midnight
Captain Phillips
Philomena
Short Term 12
The Spectacular Now

Mejor fotografía
12 Years a Slave
The Grandmaster
The Great Gatsby
Gravity
Inside Llewyn Davis
Nebraska

Mejores efectos especiales
Gravity
The Hobbit: The Desolation of Smaug
Iron Man 3
Pacific Rim
Star Trek Into Darkness
Thor: The Dark World

Mejor banda sonora
12 Years a Slave
Gravity
Her
The Hobbit: The Desolation of Smaug
Nebraska
Saving Mr. Banks

Mejor canción
American Hustle
Despicable Me 2
Frozen
The Great Gatsby
Inside Llewyn Davis
Muscle Shoals

Mejor dirección artística
12 Years A Slave
The Grandmaster
The Great Gatsby
Her
Inside Llewyn Davis

Mejor documental
20 Feet from Stardom
The Act of Killing
Blackfish
Muscle Shoals
Stories We Tell

Mejor película de habla no inglesa
Blue Is the Warmest Colour
A Hijacking
The Hunt
No
Wadjda

Mejor comedia
Enough Said
The Heat
Nebraska
The Way Way Back
The World’s End

Mejor película de animación
The Croods
Despicable Me 2
Frozen
Monsters University
The Wind Rises

Best Art-House or Festival Film
– For artistic excellence in independent, international or smaller-budget films that played at film festivals, film series or had a limited-release run in St. Louis, playing one to three cinemas.

Ain’t Them Bodies Saints
Before Midnight
Blue Is the Warmest Colour
Frances Ha
In a World…
Short Term 12

Best Scene
– A favorite movie scene or sequence

12 Years a Slave – The hanging scene
Captain Phillips – The scene near the end of the film where Tom Hanks is being checked out by military medical personnel and he breaks down.
Gravity – he opening tracking shot.
Her – Off-screen OS sex scene
The Place Beyond the Pines – The opening scene where Ryan Gosling is walking through the carnival.