La deliciosa Begin Again, de John Carney

Gretta (Keira Knightley), una joven con alma de cantante, se hunde después de que su novio Dave (Adam Levine), un cantante con alma de estrella, la abandone por otra y la pierda en favor el éxito. Pero será gracias a un amigo y a Dan, un productor en la estacada (Mark Ruffalo) cuando Gretta siga su vocación y encuentre la felicidad. Dan, tras los golpes de la vida, vuelca sus penas en el alcohol pero, tras ser despedido, sus tumbos -literalmente, de borracho- hacen que se tropiece con el talento natural de la joven. Gracias a la capacidad imaginaria del productor para introducir los instrumentos necesarios para que las canciones alcancen la plena calidad, ambos se embarcan en una aventura por Nueva York, grabando, a lo nómada, un disco.

Begin-Again-2El primer filme americano bajo la batuta del irlandés John Carney mantiene la sintonía con el que le encumbró (‘Once’). Es una cinta sencilla, sin artificios, sincera pero con una crítica a la industria dicográfica que no pasa desapercibida. con todo, es capaz de captar la atención del público casi desde el principio (los primeros veinte minutos son quizás lo más tedioso de los 104 que componen el filme).
Al contrario que en la mayoría de las películas, en ésta el sonido embriaga, hace al respetable partícipe de lo que se desarrolla en pantalla y lo emociona. La música aquí no es un mero acompañante, es una de las protagonistas. Hay una escena en la cinta que lo refleja perfectamente. Los dos protagonistas recorren la ciudad de Nueva York por la noche y ambos escuchan la música del móvil de Gretta con un cable que sirve para conectar ambos cascos. Al igual que com cualquier persona habrá hecho millones de veces en su vida, el sonido que sale del reproductor hace que la estampa se perciba de forma diferente, se siente de otra forma. Y John Carney sabe captar ese momento a la perfección, no solo aquí, sino en todo el filme, haciendo que perdure esa sensación. El respetable contempla la película como la realidad cotidiana de una calle, o una escena nada ajena a los ojos de cualquier mientras pasea por una ciduad. La diferencia es que al igual que sucede con los protagonistas, la banalidad de esa realidad se transforma gracias al sonido en una perla, como vienen más o menos a decir el personaje al que interpreta Mark Ruffalo. El público, gracias a la música, ve la película desde otra perspectiva y ésta adquiere connotaciones diferentes que la hacen más entrañable. Y así, esta cinta, al igual que la realidad, podría haber caído en saco roto en manos de otro y verse relegada a la banalidad de una romcom del montón, pero John Carney la hace especial.

cascos‘Begin Again’ es como una nota musical, como una de color, el público además de verla, la siente y saldrá con una sonrisa de la sala. La feel good movie del verano sin ninguna duda.
Parafraseando el título original “Can a song save your life?”, quién sabe, pero lo que es cierto es que sí puede hacer mejor una película.
Cabe destacar el trabajo en fotografía de Yaron Orbach que brinda unas instantáneas dignas de recuerdo y, por supuesto, la interpretación de los protagonistas, cuya química traspasa la pantalla y cuaja a la perfección con la sintonía de la cinta. La película es optimista en exceso, y más comercial que su predecesora ‘Once’ (se nota que Wenstein está detrás de la producción), así y todo te la crees. Y te gusta. Te cautiva. Y sales satisfecho. Y mucho.

Begin-Again-3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s