Al Este del Edén, lejos pero muy cerca

A pesar del tiempo que ha pasado desde el estreno de este clásico, los valores que en su día quiso transmitir Elia Kazan son extrapolables a la actualidad y parte de su mérito reside en esa cuestión, una verdad que perdura.

Imagen

Adaptación de la novela de John Steinbeck, ‘Al Este del Edén’ se ambienta en una granja california. Dos hermanos, Cal y Aaron buscan consuelo en su padre, un emprendedor frustrado tras la supuesta muerte de su esposa y madre de los chicos.

Aaron es afable y cordial, y el favorito de su padre, mientras que Cal es noble de corazón pero rebelde, el que provoca quebraderos de cabeza y desespera al progenitor con sus andanzas.

Imagen

Pero el director demuestra su talento al mostrar que las cosas no son como la primera impresión quiere hacernos creer, y tras personajes profundos y muy bien delineados persisten motivaciones y preocupaciones así como una lucha entre el bien y el mal que forja la personalidad y la evolución de los mismos.

El bueno de Aaron tiene todo a su favor, una novia que le quiere (Julie Harris) y un padre y un hermano que le respetan y admiran.

Cal, en cambio, arrastra tras de sí el pesar por la marcha de su madre, es un ser al que nadie es capaz de entender y cuando descubre que su madre sigue viva su mundo da un vuelco de 360 grados.

Pero el verdadero peso en la trama lo ostenta Julie Harris, que desde un plano secundario asiste y aconseja, observa y entiende pero sobre todo, trastorna la vida de esta familia californiana.

‘Al Este del Edén’ habla también de la necesidad de cariño paternofilial y de la desesperación que a veces suscita la falta de atención de un progenitor, sobre todo cuando los hijos están en edades susceptibles y que marcarán el devenir de sus vidas. También lo hace del odio de un hombre con una mujer por abandonarlo, que paga con su hijo al verla reflejada en el mismo.

Imagen

Y así la búsqueda de esa plenitud que llene el corazón del protagonista se convierte en el verdadero motor del film, mostrando las diversas etapas que traspasa con pasmoso virtuosismo. Y el artífice de esa tarea no es sino otro que James Dean, bordando un papel que le consolidó como una prometedora estrella a pesar de su edad y que, tras su muerte, lo convirtió en el mito que es hoy en día.

Un film lejano en el tiempo, pero que se siente muy cerca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s